cada vez surgen más páginas de noticias que ofrecen voz y voto al usuario. este tiene la opción de, además de leer los artículos que se publican, publicar los suyos propios (o enlazar los de otros) y votar por los que más interesantes le parezcan; de modo que la comunidad determine qué es noticia. [héctor milla sacó ayer un artículo].

yo he participado hasta el momento en nowpublic, newsvine, menéame y videobomb, y quiero destacar unas diferencias que he encontrado entre menéame y las otras páginas. (diferencias que puedo encontrar en general entre la blogosfera hispana y la gringa –vale decir, la de habla inglesa).

en menéame se insiste por todos lados (tanto de boca de administradores, como de algunos usuarios) en que no hay que hacerse autobombo, y en que a ser posible hay que enlazar a las fuentes originales, no a tu blog (salvo que seas perico de los palotes el rey de la quinta -esto es tácito). yo he publicado alguna traducción exclusiva (de originales del inglés no disponibles) –hay hispanos que no leen inglés- y se me ha llamado al orden. en la misma línea, he leído en debates que se marca como no gratos a aquellos que publican artículos propios en estas páginas de noticias, haciendo –consecuentemente- enlace a su blog.

en los portales gringos, sin embargo, se estimula a que envíes tus propios materiales, y a que especifiques la url de tu blog, de manera que te puedas dar a conocer. ciertamente a la comunidad le interesa, pues los autores, al poder promocionar su trabajo a través de estos portales, querrán publicar sus cosas ahí. Y a los administradores también interesa, obviamente. unos y otros confían en que hay autores que escriben bien. es secundario para ellos el asunto de si el ego lo tienen gordo o no los autores. y esto es una diferencia esencial con menéame (o con la blogosfera hispana en general). en esta provoca pánico la idea de que alguien quiere mostrarse al mundo. antes que autor eres competencia. antes que contenido, tus artículos son urls de un blog, que escala en google, dejando a otros debajo.

monopolio frente a diversidad.

o tal vez necesidad de aprender a usar unas herramientas que pesan mucho.