[nostalgias de la prehistoria]

cuando no existían los blogs trabajé para una empresa de las que ya no pueden existir: se dedicaba a explorar la red (hispana) y a catalogar lo que existía (tirando a decente). mi trabajo era escribir breves reseñas de páginas web; en definitiva lo que hacía era escribir una especie de microblog. los posts los clasificaba (junto a los miembros de mi equipo) según categorías, que intentaban cubrir todo el saber humano, nada menos, según este iba cifrándose en internet. era una gozada de actividad (y muy muy bien pagada- ayhsh, qué tiempos). microsoft y otros web-millonarios compraban el producto.

hoy las empresas millonarias en su lugar contratan a bloggers, con nombre y apellido, que simplemente deben bloguear sobre lo que les dé la gana, sin la pretensión de cubrirlo todo, ni muchísimo menos, sino lo que ocurre en su red. es su red la que interesa.

por lo general yo hoy publico convulsivamente. y me doy cuenta de que tal vez tenga que ver con esta formación mía. nunca lo había visto así, pero es cierto que adquirí la técnica de publicar a diario montón de posts [en una suerte de blogging bienpagao].

un recuerdo que tengo es el de la volada que supuso poner un post online por primera vez. mi jefe me dijo: “publícalo”. y pulsé el botón de publicar… fuissshh… del escritorio al universo. y después publiqué otro y otro y otro…

otro recuerdo que tengo del internet preblogosfera es que la webosfera chilena era de las más desarrolladas, junto con la argentina (en segundo lugar).

y otro recuerdo que tengo es del día que descubrí un vídeo de una señora friendo un huevo. impresionante de precoz aquella página de cocina. dónde estará.