me dicen que los jóvenes de hoy no tienen interés en política y religión; que lo que les interesa está en torno a videar y en general las individualidades. y que por lo tanto temas clásicos (como lo son los puntos que conforman un programa político) no han lugar.
y yo digo que también se proclamó en woodstock que los jóvenes tenían interés no en otra cosa sino sexo, drogas y rockanroll, sin que ello haya significado el fin de la historia d’os puntos programáticos.