Archivos para la categoría: fantasmas

bueno, pues hoy don roberto nos lo desmanteló/periclitó todo, y a buena hora:

entramos a cuatro patas para dos en la despensa y en el justo lugar donde ayer pisé el fluido hoy él meó, parando ambos para ello uno o dos segundos.

el fantasma está usando a roberto para validar la volada del post anterior? cómo? le oprimió la vejiga?

el fantasma de la despensa se esconde detrás de la puerta cuando alguien entra. se esconde para hacerse a la idea de que lo pueden ver. pero nuestra personaje no lo ve, se esconda él o no. es porque hiceron un trato. él fantasma la conoce de cuando estaba vivo. sabe que su amiga no resistiría la aparición tal vez. aunque ella no ha ido al médico nunca a hacerse ver el corazón, él sabe que no funciona muy bien; puede morir de un susto. eso es algo que ella dijo a veces siendo él un vivo: su temor a morir precisamente del susto. así que no se le aparece. sólo si ella quiere. si ella no enciende la luz de la despensa al entrar algún día -este es el trato- él se le aparecerá: esa es la clave. ella no se está olvidando nunca de encender la luz. y esto ha hecho que el fantasma se aburra de la idea de sorprenderla en la despensa, porque con tanta luz nunca va a poder, no ya aparecerse, sino hacerse el escondido, pues no hay sombras donde confundirse.

por eso creemos que el charco misterioso que había hace un rato a la entrada de la despensa puede ser un rastro del fantasma, que necesita hacerse ver de algún modo. si hubiera sido pis de gato, roberto, al que yo llevaba agarrado de las patas traseras como carretilla, habría dado un gran rodeo, como siempre, y no lo hizo. si hubiera sido agua: ¿cómo habría llegado allí? la textura además era más densa, por cierto, que la pisé al salir.

Escuché una conversación entre mediums, bien llamativa. Uno de ellos se encontraba bastante mal: un espíritu parece que lo tenía ocupado (a él; o sea, medio poseído). Este está amargado. El otro medium es una mujer que desde muy pronto en su vida fue medium. Muy buena traductora.

Ella le va a ayudar a él a deshacerse del inquilino que lo atormenta. Es un espíritu que se alimenta de la energía del tipo; un parásito.
Estos dos mediums se enzarzaron en una discusión sobre lo aceptable o no de que los espíritus nos obliguen a comunicarnos con ellos. El poseído consideraba que ella fue obligada siendo una niña a consagrarles la vida a ellos, ayudando en la intermediación con los vivos. Ella estaba muy indignada con esta observación, pues considera que optó por dedicarse a contactar con los muertos libremente.

Qué nivel avanzado, me pareció. A quién se le puede ocurrir discutir sobre violación de las leyes del más allá, o del mundo intermedio entre ambos. El medium varón de esta historia poco menos que les declararía la guerra o complot a los fantasma que quieren aparecerse. Él sorprendentemente está citando implícitamente la ley que prohibe a los muertos intentar comunicarse con los vivos.

Pero de dónde salió esa ley?

La ofensa qué significó para ella que él considere que los muertos se aprovechan de ella me hizo pensar que la razón por la que sería una ley esta restricción total de comunicación entre muertos y vivos es que los muertos jugarían con ventaja: los métodos de comunicación, las armas… que ellos usan no las conocemos. Usarlas, por ello, sería ruin.

de santiago a viña hay como 1 hora y media en autobús. ayer hicimos edmundo y yo ese trayecto; después de comer. hora de siesta; calor infernal. nos habíamos levantado temprano, conque al poco de sentarnos -en la tercera hilera de asientos-, oblicuamente al conductor, nos pusimos a cabecear.
en un momento dado, en mitad de mi sueño, vi de pie, orientado hacia nosotros, apoyado en el asiento que estaba al otro lado del pasillo, como quien va de excursión, al señor conductor del autobús. comentaba que estaba ahí parado donde estaba porque estaba más fresquito que en la cabina. esta frase la termino con una risita nerviosa.
yo seguía dormitando.
pensé que qué extraño que edmundo siguiera tan dormido (según me pareció al mirarlo de reojo), pues el conductor hablaba prácticamente pegado a él. miro de nuevo y ya no lo veo.
en otro momento, durante mis cabeceos, veo al conductor entrando en la cabina, y sentándose en el asiento del azafato.

lo siguiente es que edmundo me despierta, y me alerta: el conductor se estaba durmiendo! había que hacer algo. inmediatamente entonces vi que el azafato estaba roncando en un asiento cercano al nuestro, y le di un meneo para contarle que el conductor se estaba durmiendo. el auxiliar salió disparado hacia la cabina, a sentarse al lado del conductor. Leer el resto de esta entrada »